¿Se te escapa la vida?: ¡ven a aprehenderla!

 

bubble-pop1
Aprehender la felicidad no es fácil; tiene poco que ver con estar vivo y mucho con sentirse vivo.

 

Todos nosotros conocemos alguna persona para quien los días, los meses y los años pasan desapercibidos, de puro parecidos entre sí.  Son lo que yo llamo, personas ancladas en el Meridiano Greenwich: están totalmente atrapadas por la rutina.

Su vida cambia tan poco, que cuando te encuentras con ellos al cabo de un tiempo, sirven de referencia para darte cuenta de cuanto ha cambiado la tuya.

No pueden, o no saben,  escapar de la monotonía. Ninguna puerta parece abrirse cerca  para saltar dentro, cual Alicia al País de las maravillas, propiciando que su vida se llene de emoción, alegría y  acontecimientos. Con el paso del tiempo, se impregnan de la  tristeza de sentir que la vida se les va sin dejarles huella,  en una cotidianidad carente de pasión y alegría.

 

Y seguro que también tienes a tu alrededor algún ejemplo de  persona- mula.

Sin ánimo de ofender por el calificativo, diré que son personas siempre sobrecargadas de tareas y responsabilidades que sienten como necesarias. Viajan siempre en el último vagón del tren, en el de las bestias de carga. Nunca tienen tiempo para ellas, para sus hobbies, o sus necesidades. Son personas convencidas de que la vida se debe vivir de forma exclusiva  al servicio de los demás: de sus hijos, de sus jefes, de sus padres.

Siempre ancladas en la queja, su mirada se vuelve con el tiempo más y más apagada y lejana. Fija en un futuro de felicidad eternamente pospuesta. Se crean la ilusión de que serán felices cuando paguen la hipoteca, cuando mejoren o cambien su trabajo, cuando sus hijos sean mayores y no estén tan agobiados, mientras su día a día transcurre en una vorágine de prisas para llegar a todo, que les acaba avinagrando el alma y hace que la gente las acabe rehuyendo, para no “pagar” la deuda que “nos crean” siendo tan “imprescindibles”.

 

¿Os suena?

 

Si, seguro que vosotros también tenéis a vuestro alrededor muchos ejemplos de personas a quienes se les escapa la vida. Personas  que miran, pero no ven. Que oyen, pero no escuchan. Y tocan, pero no sienten.

 

Y aunque en la mayor parte de los casos, estas personas pasan como batallones de soldados que cumplen con sus obligaciones sin cuestionarse quien esta al mando de sus vidas,  también es cierto que me encuentro con personas conscientes, pero momentáneamente desorientadas, a quienes la vida se les escapa a su pesar.

 

Personas que aún recuerdan la sensación de ver, de escuchar, de sentir. Yo misma he pasado en ese estado diferentes temporadas de mi vida y sé lo que se sufre cuando quieres salir, pero no sabes cómo.

 

Para todas estas personas, he  decidido lanzar este verano la sección,  APREHENDIENDO LA FELICIDAD

 

Una sección que nos sirva de mapa en la difícil tarea de aprender el oficio de vivir.  

 

Porque siento que aprender a vivir de forma satisfactoria, plena y con sentido, es uno de los mayores retos que tenemos los seres humano en el siglo XXI .

 

El arte de vivir, tiene poco que ver con estar vivo y mucho con sentirse vivo. Y a sentirse vivo, se aprende.

 

Esta sección, como la anterior, responde al reto de empezar a disfrutar de nuestra vida, la que ya tenemos. Aquí y ahora. Con ella,  pretendo ayudaros a  crear un espacio de reencuentro con nosotros mismos. Un espacio interior donde recuperemos ilusiones, magia, alegría, sueños, bienestar y todo aquello que deseemos meter en él.

 

Para ello, continuaré trayendo herramientas en forma de mayor consciencia; en forma de reflexiones y también de actitudes a desarrollar. Para que nos posibiliten  crearnos un día a día más humano y rico, donde aprendamos a sentir la vida como un bello regalo.

 

En los dos próximos meses, revisaremos ideas como cuales son los inhibidores  de felicidad y algunas técnicas para desactivarlos. O bien nos acercaremos a cómo poner en marcha los catalizadores de la felicidad. Rutina, prisa, atención plena, creatividad, presencia y agradecimiento, felicidad posible,  serán algunos de los aspectos que vamos a abordar.

 

Cierto que no podremos abarcar exhaustivamente un tema tan amplio como es el concepto de felicidad y como crearla para cada uno de nosotros, pero al menos,  aspiro a que empecemos a adquirir herramientas para desactivar nuestro patrón “se nos escapa la vida” y reemplazarlo por el modo “disfruto mi día a día de forma consciente”.

 

¿Te apetece?

Soy de la opinión de que si estás leyendo estas lineas, no es una casualidad. Por ello te animo a suscribirte al blog para poder seguir la sección y recibir los boletines mensuales con la selección de publicaciones.

 O también puedes seguirme a través de mi página de facebook:

https://www.facebook.com/MariaDiezCoach

4 comentarios en “¿Se te escapa la vida?: ¡ven a aprehenderla!

  1. Me encanta la idea de revisar que es lo que impide que seamos felices.
    Respecto a pasar por la vida sin vivir te dejo una letra de una canción que quizá conozcas, la canto mucha gente a mi me gusta mucho por Mercedes Sosa

    Aparece en la discografía de
    Mercedes Sosa
    Sino [1993] Honrar la vida [1999]

    Honrar la vida

    (Eladia Blázquez)
    No
    Permanecer y transcurrir
    No es perdurar, no es existir
    Ni honrar la vida
    Hay tantas maneras de no ser
    Tanta conciencia sin saber
    Adormecida.

    Merecer la vida no es callar ni consentir
    Tantas injusticias repetidas
    Es una virtud, es dignidad
    Y es la actitud de identidad
    Mas definida.

    Eso de durar y transcurrir
    No nos da derecho a presumir
    Por que no es lo mismo que vivir
    Honrar la vida.

    No
    Permanecer y transcurrir
    No siempre quiere sugerir
    Honrar la vida
    Hay tanta pequeña vanidad
    En nuestra tonta humanidad
    Enceguecida

    Merecer la vida es erguirse vertical
    Más allá del mal, de las caídas
    Es igual que darle a la verdad
    Y a nuestra propia libertad
    La bienvenida

    • Gracias Andrea!
      No la conocía y es una letra preciosa!
      Me quedo con “Merecer la vida no es callar ni consentir
      Tantas injusticias repetidas
      Es una virtud, es dignidad
      Y es la actitud de identidad
      Mas definida.” ojalá despertemos más y más personas de esa consciencia adormecida!

  2. Siempre habia pensado q ser feliz era un estado q solo lo podias alcanzar a travÉS de las personas de las q te rodeabas… Asi q si no lo era .. no era feliz por mi ” culpa?””.. o responsabilidad.. He echado de mi lado a personas q eran tóxicas y me hacian daño… pero si es verdad q mi felicidad radica exclusicamente en mi… QUIERO APREHENDER LA VIDA Y MI FELICIDAD!!!!

    • Hola Rosa! ¡Gracias por compartir tu experiencia! Yo también sufrí durante muchos años esa misma creencia respecto a que alcanzaría la felicidad a través de las personas que me rodeaban…sin entender que buscaba a los demás para que me llenaran con aquello que yo misma no era capaz de darme…¡porque soy la persona con la que más tiempo paso!
      No es cosa de un día, ni de dos, ni de tres…pero como sentirnos mejor y más felices es un aprendizaje personal del que cada uno de nosotros es responsable.¡Y puede lograrse! ¡Bienvenida!

Los comentarios están cerrados.