Qué es lo que SI consigues cuando NO alcanzas tus objetivos

" ¡ Dios mio! ¿qué es esto?"
” ¡ Dios mio! ¿qué es esto?”

 

 

Ya dice el refrán que el “que algo quiere, algo le cuesta”.

Pero en ocasiones, por más que nos esforcemos, por más que intentemos una y otra acción,  tenemos la sensación de que o bien continuamos en el mismo lugar que antes respecto a nuestros objetivos, o bien estos se han burlado de nosotros alejándose. ¡Y qué desesperante es esa sensación cuando tenemos metas que deseamos alcanzar como sea!

 

“Sueña grande”. “ Sigue tu corazón”. “Cree en ti”.  Pero de poco sirven esos clichés emocionales cuando te abduce la horrible idea de que todo el caudal de ilusión que has volcado en tu proyecto no da ningún fruto. Desanima, duele y pesa mucho. Y más,  cuanto más profundamente comprometidos estamos con el objetivo y cuando sentimos que nos estamos “jugando mucho”.

 

Así me he sentido yo a finales de este verano, cuando después de 4 años de intensísimo esfuerzo por montar mi propio negocio de coaching, me ha parecido  que todo lo que he hecho ha sido dar vueltas en redondo, sin haber llegado a ningún lugar concreto desde el cual pueda materializar mi sueño.

 

Ha sido necesario un merecido descanso, que me ha permitido ganar un poco de perspectiva, para salir de ese lugar de donde los árboles no nos dejan ver el bosque. O en mi caso, del lugar donde el bosque, no me dejaba ver los árboles. Porque como ocurre en muchas ocasiones,  de tanto correr tras el objetivo deseado (el bosque completo que quiero crear) había perdido la perspectiva de los árboles que he ido plantando y que todavía pueden crear un  hermoso bosque.

 

Lo positivo es que esta experiencia de desánimo momentáneo me ha llevado a ponerme de nuevo “el sombrero de coach” para dar un giro de 90 grados a la  forma de enfocar el problema.  Y he pensado en cual sería la primera pregunta que se me ocurriría como coach hacia un cliente que se siente desanimado porque cree que no está avanzando, sino girando en círculos. Y me surge lo siguiente:

 

¿qué es lo que SI has conseguido mientras has estado persiguiendo tus objetivos?

 

Seguro que si nos  esforzamos,  encontramos mucho más de lo que creemos que hemos logrado. Hablando desde mi experiencia, yo he obtenido mayor creatividad, nuevas habilidades, nuevos contactos y relaciones personales,  adaptabilidad, flexibilidad, información, experiencia y sobre todo, mucha mayor confianza en mis capacidades.

A mi se me ocurre considerar todo eso como el substrato sobre el que vamos a plantar nuestro bosque. Sin ese suelo rico y fértil, será difícil que los  “árboles” que plantemos,arraiguen.

 

Pensándolo con detenimiento y objetividad, sin estar enajenada por el “secuestro momentáneo de la amigdala” que todos padecemos a ratos, la situación no es en absoluto igual que en el punto de partida. Por mucho que en ocasiones, tendamos a desanimarnos y pensar de forma cínica que “yo cambio y me esfuerzo, pero nada cambia”, lo cierto es que ha cambiado la parte más importante: nosotros mismos y nuestra forma de estar en la vida.

 

¿Acaso eso no es suficientemente valioso?

 

Cada vez que nos decidimos a abandonar nuestra “zona de comodidad” para seguir la “llamada de la aventura”, estamos iniciando un viaje que nos aportará mayor conocimiento, en este caso de nosotros mismos. Lo de menos será el destino,  por mucho que nos obcequemos con él. Lo importante será el enriquecimiento personal que nos aporta nuestra travesía. Pensar que el alcanzar el destino nos hará felices, es una falacia: la felicidad nos la aportará la posesión de las cualidades personales y las habilidades que esperamos obtener en la meta, con la consecución del objetivo. Y lo cierto es que mucho antes de llegar allí, ya podemos empezar a disfrutar de ellas. Porque en el fondo, estamos persiguiendo “tesoros” que llevamos dentro de nosotros y que solo se activarán emprendiendo la travesía. Piénsalo bien. ¿Deseas un trabajo mejor para ser más feliz o deseas empezar a disfrutar de ser feliz, aquí y ahora aunque tengas el mismo trabajo? Es como estar buscando un bosque en el que ya te encuentras. Pero es la falta de un enfoque más amplio, provocada por el desánimo, la que te impide verlo.

 

Si no eres capaz de entrar en contacto con esa realidad, amarla y disfrutar de ella, será mejor que abandones el camino, porque todo se volverá más y más cuesta arriba a medida que continúes avanzando.  Es la capacidad para disfrutar la travesía la que nos permitirá perseverar, analizar qué ha fallado y volver a empezar con nuevos bríos. Y para eso, se necesita madurez psicologica, coraje, tesón, templanza…en definitiva, todas esas cualidades que vamos adquiriendo mientras perseguimos nuestros objetivos.  Lo he visto con muchos clientes: los objetivos llegan, cuando estamos realmente preparados para ello. Son como fruta madura, que caen del árbol a su tiempo. No antes ni después.

 

Por eso, cuando desesperes y pienses que no estás alcanzando tus objetivos, detente, mírate al espejo  y piensa por un momento, qué es lo que sí estás alcanzado y reconócete en quién te estás convirtiendo. Es en QUIEN te conviertes durante  el camino lo que te hace más valioso.

 

Y por cerrar la metáfora del bosque: piensa objetivamente en cuantos árboles has plantado y como cerrar “los claros” que quedan entre ellos. ¿qué es lo que te falta? ¿qué necesitas? Seguro que extraes aprendizaje.

 

Si te ha gustado este post, puede que te interese: Viaje a Ithaca. 

 

¿ Te interesan los temas de crecimiento personal e inteligencia emocional?

Si la respuesta es afirmativa, anímate a suscribirte a este blog para recibir los boletines mensuales con el resumen de las publicaciones.

Con él deseo ofrecer un espacio de encuentro, aprendizaje y reflexión para personas comprometidas con su felicidad  y  dispuestas a mejorar su entorno mediante la mejora de si mismas.

También puedes seguirme a través de mi página de facebook: www.facebook.com/mariadiezcoach

 

6 comentarios en “Qué es lo que SI consigues cuando NO alcanzas tus objetivos

  1. ¡Gracias por tus ánimos!
    Me encanta el pensamiento positivo … yo no he conseguido poner en marcha mis clases de ciclo indoor online pero soy bloguera, soy monitora de spinning, soy madre,… soy amante.
    Y todo llegará.

    • Y ya ves donde estoy yo Ana…Pero me consta que tu también estás ya con muchos árboles plantados: una fantástica comunidad que te sigue en tu blog, nuevas e interesantes personas en tu vida, una visión más clara de lo que necesitas para tu proyecto y de lo que necesitamos los demás para mejorar nuestras vidas…además de toda esa energía, alegría y vitalidad que transmites y contagias. Disfruta de reconocer el impacto que tienes en nosotros y ¡gracias por motivarnos con tu valentía!

  2. Buenas reflexiones Maria. Entroncan con un poco de mindfulness; (tener conciencia plena de todo lo que avanzamos en lugar de ver sólo el objetivo final) y un poco de Machado (se hace camino al andar). Buen camino!

    • Gracias Miguel!
      me ha llegado al alma tu comentario porque soy fan de Machado. Y ahora caigo en que los grandes poetas, eran grandes maestros de habilidades y formas de estar en la vida a las que hoy aludimos con nombre inglés. ¡Touché! porque aunque no tenía claros los principios del mindfulness, me encanta la descripción que has dado.

Los comentarios están cerrados.