Proyecto TPA: navegando en pos de nuestros sueños.

sueños con alguien

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tengo la suerte de estar rodeada de personas que no se escudan en lo complicado de la situación para sacar adelante sus sueños.

Al contrario: ante la lenta pero continua intoxicación de pesimismo con la que nos bombardean, optamos por algo radicalmente diferente. Y me incluyo entre ellos.

Por eso hoy,  como antídoto ante el aburrimiento y el hastío que me produce la gente que se llena la boca de  quejas, crítica vacía y lamentos, quiero hablaros del movimiento TPA.

El movimiento TPA son conferencias y talleres que inspiran pensamiento positivo. Algo de lo que sin duda, estamos muy necesitados.

¿La finalidad de este movimiento? Activar un territorio duramente golpeado por la crisis a través del desarrollo de las personas que lo integran.

¿Y qué es desarrollar a las personas?

Despertar los sueños dormidos u olvidados. Agitar. “Sacudir” a la gente postrada por la desesperanza o la falta de inquietudes. Devolverles la ilusión. Atreverse a hablar de miedos. Dar herramientas para superarlos y hacerse más grande que ellos. Ayudar al gente a traspasar sus límites. Enseñar que no hay nada malo en arriesgarse (enseñando, eso sí, a hacer los triples saltos mortales con red de seguridad primero). Hacer que las personas se conozcan mejor. Recuperar o adquirir valores y actitudes  para acercarnos a nuestro éxito personal, a nuestra felicidad.payday loans  Y sobre todo: impulsar a la acción para generar cambios en sus vidas.

Esos eran algunos de sus objetivos. Y ¡vaya si lo han conseguido!

¿Se os ocurre algo más oportuno con los tiempos que corren?

Ojala cada vez mas instituciones se animen a llevar a cabo proyectos de este tipo. Que  devuelvan la dignidad y la ilusión a las personas. Que devuelvan la fuerza y los sueños.

¡Esas son las iniciativas que motivan y ayudan en tiempos de crisis!

Y ojala cada vez  más personas participemos de una ACTITUD semejante. Nos permitamos luchar, llorar, reír, soñar, superarnos….Y además participemos de ayudar a otros a abrirse camino y reemplazar las quejas por soluciones, en las difíciles circunstancias actuales.

Aso que con este post, quiero homenajear a Luis Oyarzabal  e Iker Fernandez, fundadores del programa . Junto con los componentes de Oarsoaldea y toda la gente que ha colaborado en él, me parecen un  referente de inspiración en tiempos de crisis.

¿Y tú? ¿Dónde y con quién quieres estar?

 

¿Con los que se ahogan en las quejas o con los que están fabricando sus propios barcos para navegar en pos de sus ilusiones?