¿Objetivos y propósitos de año nuevo?: ¡esta vez si!

rinoceronte-unicornio

 

A estas alturas, sé que soy una persona que desea vivir una vida lo más acorde posible a sus valores. Con más tiempo para poder realizar mis sueños y disfrutar de los míos.

 

Aunque sé y siento que estar viva, con salud y sin importantes carencias afectivas y materiales es un increíble regalo, yo todavía busco un punto más. Cierto que disfrutar la vida que tengo, me hace inmensamente feliz  día a día. Pero también busco un sentido a la misma. Quiero sentirme útil y devolverle si es posible,  todo aquello con lo que la vida me ha bendecido. Y quiero vivir sintiéndome plena a nivel personal, intelectual,  profesional y espiritual. Y si tú estás leyendo estas líneas, es casi seguro que tú también eres ese tipo de persona y compartes muchos de estos anhelos.

 

Lo complicado del tema es eso no llega caído del cielo. Para hacer realidad esos deseos,  nos lo tenemos que “currar”, y mucho, cada uno de nosotros. Es parte de lo que llamamos “trabajarse personalmente”.  Y para  lograr que esos valores se encarnen en nuestra vida, es por lo que toca hablaros de uno de los temas “míticos” para cualquier coach: los objetivos y propósitos de nuevo año.

Por mi parte, confieso que yo todavía no he marcado mis objetivos para 2015 y eso que estamos ya rozando el final de Enero. Eso mismo os demuestra que no soy una “extremista” del tema y lo manejo “a mi ritmo”.  Pero como hemos venido repitiendo en los últimos post, si sabes dónde deseas ir es esencial marcar un rumbo. De lo contrario, acabarás en cualquier parte.

Sí, si esto es muy obvio. Pero si reflexionas un segundo sobre cómo transcurre tu día a día, inmerso en la vorágine de la multitarea y la velocidad, te darás cuenta de que no sueles pensar demasiado a dónde te estás dirigiendo ni qué estás haciendo para acercarte a tus objetivos a lo largo de tus jornadas. Por eso lo normal es que las personas marquen unos propósitos de nuevo año, para dejarlos completamente olvidados el día 2 de Enero.  Y luego, echemos la vista atrás y al ver lo que nos habíamos propuesto,  exclamemos: “¡oh cielos! ¿ qué pasó?”

 

¿Es divertido ver cómo  nos sorprendemos cuando aparecemos en un lugar totalmente diferente al que deseábamos llegar y qué excusas inverosímiles inventamos para justificar el incumplimiento? ¿O es patético y cansino?

 

Y no me vengas con la excusa de que no merece la pena, porque nosotros proponemos y luego la vida dispone.

 

Claro que la vida dispone, que no elegimos las cartas. Pero no olvidemos que sí elegimos cómo las jugamos. Y eso viene determinado por quien elijo ser a cada jugada. Puedo optar por apostar por el miedo o por la valentía. Por la generosidad o por el egoísmo. Puedo decidir empujar más allá mis límites y ver qué hay detrás de ellos o acomodarme y dejarme mecer al suave ritmo de la vida. Para eso sirven los  propósitos y objetivos: para irnos marcando como hitos, cual es el camino que debemos seguir. Serían las necesarias etapas intermedias en el camino de  conquistar la forma de ser que deseamos para nosotros.

 

Por lo que si eres de los que sabes dónde deseas llegar y  todavía no te has puesto a ello (me consta que muchos de vosotros lo habéis hecho ya hace semanas), te toca marcar objetivos para 2015. Y colgarlos en un lugar bien visible, para tenerlos presentes cada día. Porque algo que pocas personas saben es que conseguir los propósitos y los objetivos es en un 50% cuestión de mantener el foco e ir rectificando el rumbo.

 

Esa es la parte fácil.  Me temo que el otro 50% está compuesto por palabras que no nos gustan, como  disciplina, constancia y determinación. Pero cada cosa a su tiempo.

 

Mientras escribía este post, yo ya he ido anotando bastantes ideas que tenía rondándome en la cabeza. ¡Qué alivio sacarlas de ahí y dejar ese espacio vacío en mi mente!

 

Ahora toca la segunda parte, quizás la más importante.  Decidir si esos objetivos son realmente NUESTROS OBJETIVOS.

 

Sé que muchos estaréis preguntándoos por las características SMART que deben reunir unos buenos objetivos. Si es eso lo que buscáis, podéis ver más aquí.

 

Pero hoy lo que quiero es volver a hacer hincapié en la importancia de asegurarnos que los objetivos que hayamos marcado para este año, resulten acordes con las cualidades que buscamos adquirir o las experiencias que deseamos vivir.

 

Unas preguntas que pueden ayudarte en ello son:

  • ¿qué espero conseguir cuando cumpla X?
  • ¿ en quién me convertirá conseguir Y?
  • ¿ Hacer Z o W me acerca a largo plazo a lo que yo realmente deseo?
  • ¿Es coronar la cima B esencial a mi propósito de vida?

 

No hace falta que todos los objetivos sean grandiosos o trascendentes. Hay objetivos que responden a valores nuestros de diversión, disfrute…. Y esos también valen. Pero es importante que respondan a tus deseos profundos y no a necesidades impuestas por otros o por lo que te rodea. Para que sean sostenibles, los objetivos deben están alineados con tus valores personales.

 

Cuidado, porque las personas nos engañamos respecto a qué y quién nos hará feliz y qué necesitamos y cómo debe llegar a nosotros, para ser felices. La mente nos “trampea” y nos enreda con creencias adquiridas y socialmente bien vistas, haciéndonos pensar en coronar cimas que no son las nuestras. Y nos dejamos la piel para escalar esas cumbres, para al llegar arriba, entender que  nos hemos alejado,  más que acercarnos a quienes deseamos ser. Muchas personas se pasan la vida caminando los caminos que otros desean y no los que ellos deseaban. Y cierto que de todo se aprende. Pero no es lo mismo el precio que se paga por cada aprendizaje. Y lo veo día a día en el trabajo con mis clientes.

 

Así que después de tener definido cada objetivo, contrasta cual de tus valores está buscando hacer más presente en tu vida y piensa si ese es el mejor modo para lograrlo.  Pregúntate por el fin último de ese objetivo. ¿Qué hace que esté en tu lista?

 

Y escucha a tu corazón:  ¿cómo te hace sentir el cumplirlo? Si el fin último está dictado no por el miedo, la necesidad de escapar o no querer enfrentar lo que la vida te pone delante, conseguir el objetivo será más un castigo que un reto.  Te lo digo por experiencia, que me pasé 9 años estudiando alemán, totalmente desconectada del motivo inicial por el que empecé….¡vaya calvario!

 

Que sea un fin que te lleve a crecer como persona y te ayude a acercarte al estilo de vida que deseas.  Nunca es fácil y puede que duela. Pero que al menos merezca la pena.

 

Sé valiente de verdad y auténtico y no dejes entrar en esa lista nada que no desees profundamente o no creas realmente desear en este momento. Cimienta tus objetivos en lo que sientes que son tus convicciones, no tus opiniones. Busca tu máxima coherencia, aunque no sea fácil. Si lo deseas, recuerda que puedes contar con mi apoyo profesional para ayudarte en el camino.

 

Y atrévete a soltar el objetivo si de pronto encuentras que no es lo que realmente deseabas. Rectificar es de sabios y yo añadiría que tal y como están las cosas, es también de valientes. Es mejor abandonar a tiempo, que encontrarse millas o meses más tarde exclamando “¡oh cielos! ¿qué pasó?”

 

Y para los que sois seguidores de mi blog, en el resumen de noticias que enviaré este fin de semana,  compartiré muchos de mis objetivos para el año 2015.

 

Y tú: ¿quieres compartir alguno de los tuyos en este espacio?

Si te ha interesado este post puede que también te guste:

¿ qué es lo que sí consigues cuando no consigues tus objetivos?

¿ son tus objetivos tus verdaderos objetivos?: la motivación.

Soy María Díez Coach y con mi blog ofrezco un espacio de encuentro vital, reflexión y aprendizaje para personas comprometidas con su superación personal, familiar y laboral.

En él encontraras herramientas de inteligencia emocional para superar los obstáculos cotidianos y construirte una vida llena de fuerza, confianza y pasión. Una vida  a tu medida, que sientas que merece la pena vivir.

Anímate a suscribirte  para recibir los boletines mensuales con el resumen de las publicaciones.

También puedes seguirme a través de mi página de facebook: www.facebook.com/mariadiezcoach