La valentía de mirar hacia adentro: la autoconciencia.

Largo-camino retocado

 

Tenemos pavor a mirar hacia adentro. Tanto es así, que en numerosísimas ocasiones me encuentro con personas que sabiendo que soy coach y con sólo hacerles una pregunta cualquiera, reaccionan con fuerza exclamando “oye,¡a mi no me hagas coaching que no quiero mirar hacia adentro!”.

 

Cierto que nadie nos ha preparado para hacerlo. De hecho, hasta hace años, “mirarse a uno mismo” era casi sinónimo de egoísmo u egocentrismo.  O bien se daba por hecho que algo no iba bien, cuando necesitábamos “mirarnos por dentro”.

 

Por suerte, los tiempos han cambiado y ahora sabemos que el autoconocimiento es el primer paso para desarrollarnos como personas más completas y conscientes. Por eso la autoconciencia es la primera de las competencias emocionales a desarrollar.

 

En cualquier caso, sigue requiriendo de una enorme valentía, ya que no siempre es fácil asumir lo que encontraremos dentro de nosotros mismos. Pero no hay otro camino.

J. Soler y M. M Conangla lo explican a la perfección en su libro “Ecología emocional”: “Hay muchos tipos de conocimiento acerca de uno mismo. Saber darnos cuenta de lo que sentimos es importante,  pero la conciencia y los cambios no se producen sin dolor. El crecimiento personal comporta cierto nivel de sufrimiento, porque tomar conciencia, dar nombre a los sentimientos y analizar nuestras actitudes y conductas es similar a un “parto emocional” que nos empujará a realizar cambios para recuperar la coherencia.

 

En ocasiones, estos cambios pueden tener un enorme impacto en nuestra vida diaria. Al tomar la decisión de cambio se producirán perdidas en nuestro balance vital, además de las ganancias que se deriven.  No obstante, no tomar decisiones es una elección con consecuencias muchas veces peores.

El camino del crecimiento personal supone perseverar en el autoconocimiento toda la vida y entender por qué nos sentimos mal, porqué sentimos miedo y de qué tipo es, así como por qué nos paralizamos cuando queremos decidir y actuar.  Este camino no es posible sin trabajo, constancia y voluntad. La autoconciencia es por eso la primera de las competencias emocionales y la base sobre la que construir las demás. Ahora bien, si cuando tomamos consciencia de algo no actuamos en consecuencia, aún podemos sentirnos más atados y oprimidos que antes.  Hemos entrado en contradicción, lo sabemos y sabemos que no estamos haciendo nada para resolverlo. Tal vez no nos sintamos con fuerzas para pagar los precios de los cambios necesarios para resolver la incongruencia en la que vivimos.

El autoconocimiento es liberador siempre que trabajemos para lograr mayor coherencia. Entonces no viviremos echando la culpa a los demás; seremos sujetos activos y responsables.”

Y tú: ¿te atreves a mirar hacia adentro?

¿Te interesan los temas de crecimiento personal e inteligencia emocional?

Si la respuesta es afirmativa, anímate a suscribirte a este blog para recibir los boletines mensuales con el resumen de las publicaciones.

En el ofrezco un espacio de encuentro vital, reflexión y aprendizaje para personas comprometidas con su superación personal, familiar y laboral.  Mi objetivo es ayudar a las personas a desarrollarse en todas sus facetas para que puedan disfrutar de sus vidas como un regalo.

¿ Te animas?

También puedes seguirme a través de mi página de facebook: www.facebook.com/mariadiezcoach