¿Dónde se encuentra la felicidad?

 

Es vital recuperar el camino de vuelta a la felicidad con un trabajo personal.
Es vital recuperar el camino de vuelta a la felicidad con un trabajo personal.

Lo creamos o no, TODOS  tenemos la capacidad de ser felices dentro de nosotros.

 

De hecho, cuando éramos niños, encontrábamos el camino para conectarnos con la felicidad en casi cualquier momento. No éramos conscientes de ello, porque en la infancia, el camino de acceso a la felicidad está casi siempre abierto y lo transitamos con mucha facilidad. El entusiasmo, la curiosidad, el juego, la falta de obligaciones y responsabilidades, son campo abonado para la felicidad. Tanto que no necesitábamos ir a buscarla: la misma felicidad, de puro abundante, fluía con facilidad hacia el exterior.

 

Pero a medida que crecemos y nuestra vida se va cargando de responsabilidades y obligaciones, la felicidad comienza a quedar relegada en aras de “lo que toca”, “lo que hay que hacer”,  “qué se espera de nosotros”, “cómo debes portarte” “qué esperan los demás de ti”….todo un montón de expectativas que van cayendo como nosotros, hasta que bajo la presión, acabamos por integrarlas como expectativas propias. De esa manera, esas” auto- imposiciones” acaban tomando sin que seamos casi conscientes,  la delantera sobre la búsqueda de la felicidad personal. Así es como empezamos  a dejamos llevar por la corriente de la rutina, las prisas y las obligaciones y se forma en nosotros la creencia de que la felicidad sólo ocurre cuando se dan unas circunstancias determinadas. Poco a poco, nos olvidamos de la felicidad en nuestro día a día y empezamos a creer que las circunstancias para que seamos felices, no sólo están fuera de nosotros, sino que además, están casi fuera de nuestro control. Vamos dependiendo cada vez más y más de las circunstancias que nos rodean para relacionarnos con ella.  Y de tan sepultada como va quedando en nuestro interior,  nos olvidamos hasta del camino de acceso para experimentarla.

Por eso a medida que nos hacemos adultos, cada vez nos resulta más difícil volver a conectarnos con ella. Y cuando lo conseguimos, la sensación de bienestar suele ser muy volátil, inestable y pasajera. No sólo cuesta más conseguirla, sino que además, cuesta más mantenerla.

 

La forma en que experimentan la felicidad la mayoría de las personas en la edad adulta, me evoca enormes pompas de jabón. Su aparición nos seduce y cautiva: las vacaciones, una mejora de trabajo, enamorarnos, que nazca un hijo…Acontecimientos que sin duda nos producen grandes picos de felicidad. Pero que son puntuales, poco frecuentes y que no a todos nos ocurren.  Y además de que ocurren esporádicamente,  una vez llegan, el entusiasmo que nos traen se desvanece de pronto un día y nos encontramos añorando otra “pompa” que nos ilusione.

Por ello, para que podamos volver a recuperar ese camino de ilusión y alegría, he abierto la sección: “Aprendiendo la felicidad” en mi blog. Está pensada para ir desarrollando comprensión y conocimiento de cuales son las conductas que nos desconectan de nosotros mismos (los inhibidores de felicidad) y cuales son las que nos recargan y nos hacen sentir bien (los catalizadores de felicidad). Con esta sección os invito a revisar creencias limitantes, dinámicas toxicas en las que nos dejamos enredar y actitudes que no siempre son las más beneficiosas para posibilitar que llevemos una vida plena y con una sensación de bienestar duradera.

 

Mi deseo, es facilitar que tomes conciencia de todo lo que puedes mejorar en tu vida. Todo lo que puedes cambiar. Deseo ayudarte a optimizar los recursos de que dispones para construir una vida de bienestar. En la que puedas alcanzar el equilibrio necesario en  diferentes áreas de tu vida. Deseo ofrecer un espacio de autoconocimiento,  que posibilite que cada uno de nosotros, transforme su mirada interior accediendo al potencial que yace latente en cada uno de nosotros.

 

Por eso, a lo largo del verano, hemos ido revisando ya algunos de estos catalizadores o inhibidores de felicidad. Los que ya me han seguido, saben que lo hemos hecho con un formato desenfadado;  de la mano de una heroína cuyas aventuras y desventuras estaban enfocadas a actuar como un espejo y llevarnos a la reflexión: Missis Ñoñostiarra. Con ella hemos abordado temas como las quejas, el victimismo, la parálisis provocada por una excesiva idealización  y la falta de una actitud proactiva y positiva. Pero también hemos revisado aspectos como la apreciación de lo que nos rodea, el amor por los detalles, la curiosidad y el agradecimiento.

Ahora, durante el otoño, continuaré con artículos específicos, sobre temas que sin duda serán de tu interés: la excesiva idealización, las prisas, la rutina…Y revisaremos como neutralizar esos inhibidores de la felicidad.

 

Si aspiras a ir construyendo tu propia felicidad mediante el desarrollo de  herramientas de inteligencia emocional, este es tu espacio: ¡ BIENVENIDO A APREHENDIENDO LA FELICIDAD!.

¿ A qué esperas para unirte?

 

Anímate a suscribirte a este blog para recibir los boletines mensuales con el resumen de las publicaciones.

Con él deseo ofrecer un espacio de encuentro, aprendizaje y reflexión para personas comprometidas con su felicidad  y  dispuestas a mejorar su entorno mediante la mejora de si mismas.

También puedes seguirme a través de mi página de facebook: www.facebook.com/mariadiezcoach

Los comentarios están cerrados.