Crianza en armonía:inteligencia emocional para padres y madres.

niña con bolso preparada blog

 

 

Kaixo gurasoak!!! ¡Hola papa!! ¡Hola mamá!!!

 

Esta es la primera de las cartas que os voy a escribir en las próximas semanas para hablaros de temas muy importantes para mí. Por ejemplo, qué necesito de vosotros como padres. O cómo me hacéis sentir en ocasiones. Qué pasa por mi cabeza a ratos. Qué preocupaciones tengo. O qué actitudes vuestras me ayudan a crecer como persona y sentirme más confiado e independiente. Y cuales me limitan y me frustran.

 

Sé que nos es NADA fácil para vosotros ser padres. Al contrario. Agradezco la generosidad y valentía que habéis tenido al traerme al mundo. Aunque la experiencia de tener un hijo es maravillosa y no puede compararse con nada, también conlleva muchas preocupaciones para vosotros. Para toda la vida.

 

Porque vais a querer verme fuerte, seguro y alegre. Y os preocupará que esté bien preparado para la vida. Que pueda vivir bien. Haciendo lo que me gusta, sin preocupaciones graves y disfrutando. Primero en el cole y luego en el trabajo, cuando tenga que ganarme la vida.

 

También os va a preocupar que tenga recursos personales para superar las dificultades. Y que sea una buena persona. Pero sobre todo, intentareis que sea feliz. Lo más feliz posible. Y vais a hacer todo lo que esté en vuestras manos para conseguirlo. Lo sé. Aunque a veces, no sea lo más adecuado o acertado. Pero lo haréis de corazón.

 

Lo digo porque me queréis mucho. Muchísimo. Incluso diría que más que a nada en el mundo. Tanto que a ratos, hasta os duele.

chico satisfecho de si mismo

Lo malo es que a veces, querer mucho, no significa querer bien. Y aunque sintáis la necesidad de ayudarme a desarrollar mi confianza, mi autonomía y mis capacidades, no siempre podréis hacerlo como hubierais querido o como sería más adecuado. Y sufriréis por ello. Eso es lo que tiene querer tanto. Amar siempre es arriesgado, porque nos implicamos. Nos hace vulnerables. Y puede doler.

 

Ya ves que aunque soy pequeño de tamaño, no soy tonto y sé muchas cosas. Tengo mucha información dentro de mí, que tu no tienes y que a veces, no puedo expresar como y cuando quisiera. Por eso y  para que nuestra relación sea todo lo maravillosa que se merece,  he decidido compartir contigo algunas de mis reflexiones. Por si pueden ayudarte a conectar conmigo, entenderme mejor y ponerte en mi lugar.

 

NO quiero decirte cómo tienes que hacerlo. Porque lo primero que tienes que entender es que YA lo estás haciendo bien. Pero quiero que reflexionemos juntos y estemos abiertos a explorar diferentes opciones y posibilidades, para que mi desarrollo afectivo y emocional sea lo más rico posible. Como tú deseas.

 

NO desde las soluciones estereotipadas, sino desde la curiosidad, desde la fascinación  y la ruptura del tópico y la visión simplificada. Porque tú y yo no somos simples. Somos ricos y complejos en nuestra emocionalidad.  Y te aseguro que nuestra relación, va a ser de todo, menos simple. ¡¡¡¡Sobre todo cuando sea adolescente!!!

adolescente color pensando

 

Necesitaremos aprender cuales son nuestras necesidades como padre/madre e hijo/a.  Y también como personas completas, por separado.

Necesitaremos aprender cuales son nuestras diferencias y cómo convivir con ellas desde el respeto, sin que sean motivo de separación sino de enriquecimiento y alegría. Y necesitaremos aprender a construir una relación mágica y armoniosa. Una relación que nos potencie a ambos y nos dé alas para volar muy alto. Primero juntos. Y luego, por separado. Sabiendo que el vínculo que hemos creado no se romperá jamás. Y siempre podremos contar el uno con el otro.

 

 ¡Anímate! Anima zaitez!

Puedes seguir esta correspondencia haciéndote fan de mi página de Facebook o bien pulsa el botón “Registrarte”  y recibirás todas las publicaciones sobre este tema cómodamente en tu correo electrónico.

 

3 comentarios en “Crianza en armonía:inteligencia emocional para padres y madres.

  1. Buenas reflexioned María.
    El arte de ser padres, un aprendizaje permanente, que uno no nace padre o madre, sino se va a haciendo, y es muy importante el compromiso de desarrollar unos lazos afectivos seguros y positivos … ¡Feliz camino guapa!

  2. Muy bueno…yo creo que más de uno/ una nos olvidamos de nosotros mismos al ser padres o madres y eso repercute en la relación con los niños..muy bueno todo lo que dices y sobre todo lo del final . BESOS y Enhorabuena por el blog

Los comentarios están cerrados.