Balance del 2014: el año en que regresé a mi “hogar”.

vives como piensas o piensas como vives

 

Hace unos días, con el cambio de año, os animaba a hacer balance del año que se despedía, proponiéndoos una serie de preguntas. ¿Encontrasteis interesante hacerlo?

 

Yo si….aunque a mi no me hacían falta preguntas. Hace semanas que era consciente de que 2014 habrá sido un año que marcará un antes y un después en mi trayectoria vital. Ha sido el año en que tras mi personal “viaje del héroe”, he regresado al hogar. Por eso, hoy elijo compartir mi balance de 2014 con vosotros.  Pero para que podáis entender mejor lo que ese”volver a casa” significa para mi, primero tengo que contaros una breve historia…

“Parece que fue ayer cuando una tarde de Abril de 2003, la víspera de una operación de resultado incierto para mi, mi hermano Guillermo que vivía en Valencia (y todavía vivía, de estar vivo) vino a acompañarme al hospital la tarde anterior. Aquel día me regaló un libro que cambiaría mi vida: para mi fué el “despertar” en cuanto al tema de la inteligencia emocional se refiere. El libro se titulaba “Cuentos para regalar a personas inteligentes” y su autor es Enrique Mariscal. Un psicólogo argentino, dueño de una editorial fantástica llamada Serendipidad, que significa “hallazgo imprevisto y valioso”. Y serendipidad fue aquel libro de cuentos para mí. Leyéndolo en la habitación del hospital para olvidar mi preocupación ante la operación cuando hicieron retirarse a mi hermano, encontré un cuento que me llenó los ojos de lágrimas y fue el “despegar” de mi rebelión interior. Se titulaba “Los pavos no vuelan”. Algún día os lo traeré al blog en la versión de ese libro, porque luego he leído muchas versiones de ese cuento y con muy variados animales.

 

Nunca podréis imaginar la conmoción que produjo en mí aquella narración, cuando me reconocí en aquel pavito oscuro que acabó pensando sólo en comer y renunció a sus ansias de volar. ¡Cómo me ví a mi misma con mis 35 años, a punto de descubrir al día siguiente si tenía o no cáncer, atrapada en una vida triste y rutinaria, donde había perdido todos mis sueños y me había vuelto tan triste y gris como la existencia que me rodeaba! Esa misma noche me hice una promesa: si salía bien de aquella, lucharía con todas mis fuerzas para volver a recuperar a la niña que hubo un día, llena de ilusión, de creatividad, de fuerza y confianza en el vida. Pensé que si un día había sido feliz y había soñado con una vida de aventura y libertad y me había sentido llena de recursos para conseguirla, sería posible  regresar al “lugar” donde había sido capaz de sentirme así. Sólo tenía que encontrar el camino de vuelta.”

 

No entraré hoy en los detalles del recorrido o este post se haría interminable. Pero tras 11 años de peregrinaje, algo en mi me dice que por fin lo he conseguido. He regresado a mi esencia, a mi hogar. A ese lugar donde cuando lo habitas, el miedo se desvanece y no puedes ni entender su sentido. Donde cuando estás en él, todo parece posible. No sientes que haya límites. Donde puedes aceptar con total serenidad que todo lo que tenga que llegar a tu vida llegará. Y lo que no, no vendrá porque no debía ser. Un espacio donde habitan la belleza, las posibilites infinitas, la confianza, la esperanza, la paz, el bienestar y el sentido profundo de la vida.

 

 

Sé que no todos los días habitaré este espacio. Sé que muchos días me “desconectaré” de esa sensación y me dejaré arrastrar por la tristeza, la apatía, la frustración, las prisas, el miedo…pero no es lo mismo funcionar con el conocimiento de que ese refugio está en ti, que desde la sensación de que existe ese paraíso, pero tu aún no lo conoces…la fuerza y la confianza que ganas en ti mismo y en la vida son incomparables.  Y entenderéis que mi misión, como coach, es llevar ahí a todos mis clientes, para que reforzados en su interior, puedan abordar los cambios que desean para sus vidas.

 

Y ese ha sido mi mayor logro del 2014. Un regalo de la vida, pero que se ha podido dar por la conjunción de varios factores. En algunos de ellos llevaba ya años trabajando, otros han aparecido en mi vida como de forma inesperada. Os cuales han sido esos factores :

– seguir recuperando mi empoderamiento personal: en estos últimos años, gracias al trabajo de crecimiento personal llevado a cabo para formarme como coach, he podido pasar de la dependencia emocional a la interdependencia, pasando por la independencia. Me siento con seguridad en mi persona, auto estima alta, poder de decisión propio, control de mis emociones y conocimiento del sentido actual de mi vida.

– haber vuelto a conectar y haber vuelto a traer a mi vida cotidiana mi creatividad y mi fantasía: algo a lo que me ha obligado el blog, del que curiosamente, tanto he renegado…Ahora sé que la imaginación y la creatividad siempre serán un refugio inexpugnable para mí y además me permiten definir mi individualidad  al expresarlos. ¡Y pensar que me he estado avergonzando de muchos de mis post, sin entender que eran un paso necesario para volver a acceder a una de mis principales fortalezas!

– haber culminado un proceso de maduración que me ha permitido renunciar a mis sueños, sin perder pasión por la vida. Si…ese fue uno de los grandes descubrimientos del curso de Heidelberg…como llega un momento en que el héroe, enriquecido de cuanto ha vivido y encontrado en su camino, en ocasiones, tiene que elegir entre cumplir el sueño o regresar al hogar con lo ya adquirido. A pesar de que nos digan lo contrario y toda la filosofía del happysmo nos inunde con sus eslóganes de “no abandonar tus sueños, de luchar por ellos”, lo cierto es que hay ocasiones, en que la vida nos ofrece algo más grande aún que el sueño si sabemos verlo: el sentido de destino. Y atreverse a ir a por él, te permite conservar la ilusión intacta y la cabeza alta, aunque no hayas alcanzado tu sueño. ¡Cuanto más grandioso y retador es entender lo que nos reclama la existencia y asumir los retos que la vida nos asigna a cada uno en particular!

 

Esos son los grandes logros de mi 2014. Los que me ponen en el trampolín de salida para el salto al 2015. Casi nada. Pero eso, será ya motivo de otro post.

 

 

Gracias por acompañarme en una historia personal que quizás nada pueda aportaros.

Gracias por haberme leído.

Como siempre, os espero en los comentarios.

¿Te interesan los temas de crecimiento personal e inteligencia emocional?

Si la respuesta es afirmativa, anímate a suscribirte a este blog para recibir los boletines mensuales con el resumen de las publicaciones. 

En el ofrezco un espacio de encuentro vital, reflexión y aprendizaje para personas comprometidas con su superación personal, familiar y laboral; personas conscientes y orientadas. ¡Personas como tu! Mi objetivo es sacar lo mejor de ti,  potenciando tu desarrollo y acompañarte a través de tus retos cotidianos, para que disfrutes cada día  de tu vida como un gran regalo.

¿ Te animas?

También puedes seguirme a través de mi página de facebook: www.facebook.com/mariadiezcoach

2 comentarios en “Balance del 2014: el año en que regresé a mi “hogar”.

  1. María,

    Me alegro mucho por tus pasos y objetivos alcanzados. Este post es cercano y llega al alma.
    Gracias por tu sinceridad y por cada línea que escribes, yo te sigo y te leo y siempre, siempre obtengo una perla de sabiduría para poder aplicar algo nuevo y valioso.
    En el post de hoy descubro a una María que me describe su proceso evolutivo de transformación y me permite relajar mi exigencia personal que tal vez veo proyectada en algunas cosas que escribes. Y, me llevo un regalito, ese libro que recomiendas que ahora mismo voy a buscar para leer.

    De nuevo gracias y adelante, siempre adelante!

    Beti

    • Gracias Beti por tus comentarios y tu atención!!! Sí, muchas veces nos autoexigimos olvidando que como tu tan sabiamente dices, es un PROCESO evolutivo.Por eso me parece muy necesario hacer analisis intermedios, balances…todo aquello que ayude a tomar perspectiva ayuda a hacernos conscientes de cuanto hemos cambiado nos reconforta y anima a seguir en un camino que no es precisamente de rosas. ¡Pocas cosas son tan arduas como el compromiso con el propio crecimiento personal! ¡Ya me dirás si el libro te gusta y te acompaña en este camino!

Los comentarios están cerrados.