Herrilab: donde germinan nuestros sueños

 

garminando

 

 

 

 

 

 

 

En mi último post os hablé de un magnífico movimiento que me ha cautivado: TPA: Tu puedes hacerlo.

Ideado para traer ilusión y revitalizar una comarca duramente golpeada por la crisis, buscaron con  sus conferencias agitar y llamar a la gente a retomar las riendas de sus vidas.

TPA sembró sus semillas de esperanza en muchas personas. Lo que empezó siendo una incógnita respecto a su aceptación, acabó contagiando a casi 300 asistentes que acudían a cada cita entusiasmados.

Esa era el objetivo. Igual que las ondas se expanden en un lago cuando arrojamos a él un objeto y van agitando toda su superficie, TPA buscaba que parte de estas personas, cuyos  sueños volvieron a encenderse,  contagiaran su entusiasmo y sus ganas de cambio a su entorno más inmediato. Ya fuera familiar o profesional. Así este movimiento de llamada al cambio y a la acción, se trasladaría rápidamente a su comunidad, a las empresas y finalmente impactaría en el territorio. Una magnífica idea y un gran reto.

Ahora, mientras TPA inicia una nueva singladura en Bilbao bajo el lema “creer para emprender”, sus primeras semillas ya están germinando.

Su primero “retoño”, se llama Herrilab. Es un hub o vivero de empresas puesto en marcha por Oarsoaldea, una entidad para el desarrollo de la comarca.  Cada quince o veinte días nos reunimos un grupo de 30 personas con ganas de sacar adelante nuestros proyectos.  Con la ayuda de Mondragon Team Academy, recibimos formación innovadora y tenemos el gran privilegio de compartir nuestras experiencias,  nuestros miedos y nuestros sueños.

Ninguno sabemos a ciencia cierta qué saldrá de esto, pero al menos, resulta  esperanzador y reconfortante sentir como ante la falta de apoyo y medios de las instituciones al emprendizaje, alguien tiende una mano a nuestras ilusiones. Algunas cristalizaran, otras se diluirán por el camino…En cualquier caso creo que merece la pena resaltar el valor de estos proyectos. Acciones específicas y tangibles, frente a la palabrería de los políticos y los medios. Acciones en las que las personas son protagonistas desde la fuerza y no desde la posición de vulnerabilidad que provoca  estar cobrando un subsidio de desempleo.

Cada encuentro nos permite crecer de forma individual para afrontar la aventura de emprender. Pero también buscamos construir un proyecto transformador de nuestro entorno con el que podamos repercutir lo que hemos recibido.

Quizás sólo sea una utopía. Pero me gusta verme los jueves rodeada por otras personas que como yo,  creen que podemos contribuir a hacer crecer  nuestro entorno, empezando por crecer nosotros mismos.

Si nadie planta el primer árbol, nunca tendremos un bosque. En nuestras manos esta plantar los cambios que queremos ver crecer. Los cambios que deseamos disfrutar un día.

 ¿ y tu? ¿qué árbol o qué semilla te gustaría plantar a tu alrededor?